Aceite de coco: Beneficios, Usos y Controversia

coconut

El aceite de coco ha crecido en popularidad en los últimos años, en medio de afirmaciones de que puede hacer todo, desde apoyar la pérdida de peso hasta retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Muchos fabricantes han comenzado a usar aceite de coco en productos envasados, y muchas personas lo usan para cocinar. Muchos productos, como los alimentos fritos, dulces, champús, café , batidos, contienen aceite de coco.

En julio de 2016, los resultados de una encuesta en los Estados Unidos mostraron que el 72% de las personas creían que el aceite de coco era saludable, pero solo el 37% de los nutricionistas estaban de acuerdo.

El aceite de coco contiene más del 80% de grasas saturadas. Algunos expertos han relacionado las grasas saturadas con enfermedades cardiovasculares y otras.

Las pautas dietéticas 2015-2020 para estadounidenses recomiendan limitar el consumo de grasas saturadas a menos del 10% de las calorías diarias . Esto significa que alguien que sigue una dieta de 2000 calorías por día no debe comer más de 20 gramos (g) de grasas saturadas por día.

Obtenga más información sobre la controversia y si debe hacer que el aceite de coco sea un elemento básico en su dieta.

Posibles beneficios

Los partidarios afirman que el aceite de coco proporciona varios beneficios para la salud.

Aumentando el colesterol bueno

Hay dos tipos de colesterol: lipoproteína de alta densidad (HDL), o colesterol bueno , y lipoproteína de baja densidad (LDL), o colesterol malo. El HDL parece ayudar a reducir los niveles de LDL, y los altos niveles de HDL pueden ayudar a mejorar la salud cardiovascular.

Algunos investigadores han argumentado que los triglicéridos de cadena media (MCT), un componente del aceite de coco, pueden ayudar a aumentar los niveles de colesterol bueno. Los participantes tomaron 1 cucharada de aceite de coco dos veces al día durante 8 semanas.

Sin embargo, los resultados han variado. Un pequeño estudio en 2004 encontró lo contrario. En la investigación, el MCT en la dieta aumentó el colesterol malo en 17 hombres jóvenes sanos. Los científicos no estudiaron ningún otro indicador de la salud del corazón.

Un estudio de 2016 no encontró evidencia clara de que el aceite de coco beneficie o perjudique los niveles de colesterol.

Sin embargo, los hallazgos publicados en 2018 sugirieron que el impacto del aceite de coco virgen extra en el colesterol puede ser similar al del aceite de oliva. Hasta ahora, los resultados no son concluyentes y se necesitan más estudios.

Controlando el azúcar en la sangre

Los resultados de un estudio en animales de 2009 sugirieron que los MCT, presentes en el aceite de coco, pueden ayudar a preservar la sensibilidad a la insulina . La revisión también enumeró los efectos beneficiosos específicos para la salud del aceite MCT, no el aceite de coco, en 29 estudios.

Sin embargo, otras investigaciones no han encontrado los mismos resultados. Sin embargo, este estudio en mini cerdos analizó una dieta alta en calorías y grasas que también incluía grasas hidrogenadas y fructosa alta.

Reduciendo estrés

El aceite de coco virgen puede tener propiedades antioxidantes . En un estudio con roedores , pareció reducir el estrés resultante del ejercicio y el resfriado crónico. Los investigadores creen que el aceite de coco virgen podría ser útil para tratar algunos tipos de depresión .

Cabello brillante

Algunas personas aplican aceite de coco en su cabello para aumentar el brillo y protegerlo del daño. Puede penetrar el cuero cabelludo mejor que los aceites minerales.

Sin embargo, un estudio de personas con tipos de cabello similares no encontró diferencias en la condición del cabello entre los que usaron aceite de coco y los que no.

Piel saludable

La aplicación de un extracto de coco a la piel humana puede mejorar sus funciones de barrera protectora y tener un efecto antiinflamatorio, según un estudio de 2017 .

Estos hallazgos podrían tener implicaciones para la medicina pero no para la dieta.

Lucha contra candida

En un estudio in vitro , el aceite de coco fue activo contra Candida albicans (C. albicans) , lo que sugiere que podría ser un tratamiento para la candida.

Esto puede deberse a las funciones de barrera del extracto y a las propiedades antiinflamatorias. Sin embargo, esto no es lo mismo que consumir aceite de coco regular ya que no se fermenta.

Prevención de enfermedad hepática

En un estudio de 2017 , las ratas con enfermedad hepática consumieron una dieta alta en glucosa con o sin aceite de coco. Los que consumieron aceite de coco tuvieron mejores medidas de salud hepática después de 4 semanas que los que no lo hicieron.

Esto sugiere que algunos elementos en el aceite de coco pueden ayudar a proteger el hígado.

Reducción de los síntomas del asma

La inhalación de aceite de coco ha ayudado a reducir los síntomas de asma en conejos.

Sin embargo, no se han realizado estudios en humanos, por lo que las personas no deben inhalar el aceite de coco.

Mejorando la saciedad

Algunas personas han argumentado que el aceite de coco hace que las personas se sientan más llenas después de comer, lo que significa que no comerán tanto.

Sin embargo, un estudio comparó el aceite MCT con el aceite de coco y confirmó que el aceite MCT ejerce efectos sobre la saciedad, no el aceite de coco.

Salud dental

Una revisión de 2017 analiza la importancia de la extracción de aceite para la salud dental. La extracción de aceite es un tratamiento oral tradicional. Se trata de agitar un aceite alrededor de la cavidad oral, de manera similar al enjuague bucal moderno.

Los estudios han encontrado que el aceite de coco tira para proteger contra las caries, mejorar la gingivitis e influir en el equilibrio bacteriano oral.

Pérdida de peso

Un estudio que comparó dos productos encontró que el aceite de coco tenía menos probabilidades de desencadenar diabetes y aumento de peso en ratones. Algunos han interpretado que esto significa que el aceite de coco puede ayudar a las personas a perder peso.

Una de las razones por las cuales el aumento de peso ocurre es cuando las personas consumen más calorías de las que usan para obtener energía.

Todos los alimentos y aceites ricos en grasas son ricos en calorías. Una cucharada de aceite de coco, con un peso de 13,6 gramos (g) contiene 121 calorías , que es más que manteca de cerdo y mantequilla y un poco menos que el aceite de girasol.

Agregar más alimentos con alto contenido de grasa y calorías a una dieta que contenga carbohidratos y muchas calorías puede no provocar la pérdida de peso.

Precauciones

Varias investigaciones han analizado el aceite de coco y sus posibles beneficios, pero muchos de estos son pequeños, no concluyentes y de origen animal o de laboratorio.

Algunos estudios en humanos han confirmado varios beneficios, pero otros estudios en personas muestran resultados contradictorios. Se necesita más investigación para confirmar los efectos del uso diario de aceite de coco.

Nutrición

1 cucharada de aceite de coco contiene :

  • 121 calorías
  • 0 g de proteína
  • 13,5 g de grasa, de los cuales 11,2 g están saturados
  • 0 miligramos (mg) de colesterol

El aceite de coco contiene vitamina E, pero no fibra y poco o nada de otras vitaminas o minerales.

El aceite de coco es casi 100% de grasa, la mayoría de las cuales es grasa saturada. Sin embargo, la estructura de la grasa en el aceite de coco difiere de la de muchos productos animales, que consisten principalmente en ácidos grasos de cadena larga.

El aceite de coco es rico en MCT. Estos son más difíciles de convertir para el cuerpo en grasa almacenada y más fáciles de quemar que los triglicéridos de cadena larga (LCT). Los partidarios del aceite de coco atribuyen muchos de sus beneficios al alto contenido de MCT.

Sin embargo, los investigadores han cuestionado estos beneficios percibidos del aceite de coco en sí porque muchos de los beneficios reportados provienen del aceite MCT. Los expertos han pedido a las personas que traten el aceite de coco como lo harían con cualquier otra grasa saturada hasta que haya suficiente evidencia para demostrar lo contrario.

Tipos

No todos los aceites de coco son iguales, y el impacto en la salud puede variar según el tipo.

En general, cuanto menos procesado es un alimento, es más probable que ofrezca beneficios para la salud, y lo mismo probablemente sea cierto para el aceite de coco.

El aceite de coco virgen extra proviene de la fruta de los cocos frescos y maduros. El procesamiento no implica altas temperaturas o productos químicos añadidos.

Las personas que eligen usar aceite de coco deben optar por el tipo menos procesado.

Controversia

El argumento principal contra el aceite de coco es su alto contenido de grasas saturadas.

En junio de 2015, una revisión Cochrane descubrió que, de alguna manera, las grasas saturadas pueden ser menos dañinas de lo que se creía anteriormente. Sin embargo, no sugirió que las grasas saturadas fueran saludables, y los autores instaron a las personas a continuar reduciendo su consumo de grasas saturadas.

En junio de 2017, la American Heart Association (AHA) emitió un nuevo consejo contra el uso de grasas saturadas, incluido el aceite de coco, después de analizar los hallazgos de más de 100 estudios de investigación.

¿Quiénes más información sobre la posible alergia al aceite de coco?

¿Interpretación incorrecta de un estudio?

En 2008, un estudio hizo que la gente pensara que el aceite de coco podría ser saludable. En esta investigación, 31 personas consumieron aceite MCT o aceite de oliva durante un programa de pérdida de peso de 16 semanas.

El equipo descubrió que el cuerpo procesa el aceite MCT, como el aceite de coco, de manera diferente a otros aceites. Llegaron a la conclusión de que MCT podría tener el mismo impacto en los factores de riesgo de ECV que el aceite de oliva.

Algunas personas interpretaron que esto significa que si los MCT pueden tener un efecto positivo sobre el HDL y los niveles de colesterol total, el aceite de coco debe ser saludable.

Sin embargo, el estudio original no usó aceite de coco, sino un aceite especial que era 100% MCT. El contenido de MCT del aceite de coco es de alrededor del 14% . La mantequilla es aproximadamente 9.2% de MCT.

Una persona tendría que comer 150 g, o 10 cucharadas, de aceite de coco cada día para obtener los beneficios. Consumir tanto petróleo no sería saludable.

Las pautas dietéticas recomiendan limitar la ingesta de grasas saturadas al 10% o menos de las calorías totales. Para aquellos que controlan su colesterol, la AHA recomienda un máximo de 5-6% .

La mayoría de los estudios que muestran beneficios positivos para la salud usan aceite MCT, no aceite de coco. Los estudios que respaldan el aceite de coco a menudo han sido a corto plazo, investigaciones a pequeña escala que involucran animales en lugar de humanos. Los resultados no han sido lo suficientemente significativos como para justificar aconsejar a las personas que cambien al aceite de coco.

La investigación que apoya un cambio a los ácidos grasos insaturados ha producido resultados más confiables.

Consejos

Las grasas y el aceite proporcionan nutrientes esenciales, pero las personas siempre deben usarlos con moderación. Si las personas usan aceite de coco, deben buscar aceite de coco virgen extra.

Aquí hay algunos consejos para comprar, almacenar y usar aceite de coco:

Revise la etiqueta y evite los aceites que contienen aceite de coco parcialmente hidrogenado.

Almacene el aceite de coco en un lugar fresco y oscuro. Al igual que otras grasas saturadas, es sólido cuando está a temperatura ambiente y se licúa cuando se calienta.

Use aceite de coco en la cocción para obtener un sabor ligero, dulce y “a coco”. Sustituye bien a la mantequilla y la manteca, y es adecuada para recetas veganas.

Resumen

El aceite de coco puede agregar sabor y variedad a la dieta, pero parece poco probable que la investigación demuestre que es un superalimento.

Los consumidores deben recordar que, si bien cambiar de un aceite a otro puede beneficiar la salud, es poco probable que agregar más aceite a la dieta les ayude a perder peso o mejorar su salud en general.

Las personas siempre deben consumir aceites y grasas con moderación, como parte de una dieta variada. También deben asegurarse de que sus niveles de actividad sean lo suficientemente altos como para quemar las calorías que consumen.

FUENTES