Alergia a Anisakis: Síntomas, Tratamiento y Consejos

El Anisakis simplex es un parásito helminto que se incluye en la clase Nematoda, familia Anisakidae. Dentro de la superfamilia Anisakiae se incluye el género Anisakis, del que se reconocen cuatro especies Anisakis simplex, Anisakis physeris, Anisakis típica y Anisakis schupakovi.

El cíclo biológico de dicho parásito incluye una forma adulta y tres estadios larvarios. El primer estadio larvario consiste en huevos que proceden de las heces de los huéspedes definitivos (mamíferos marinos y grandes peces) en los cuales, el parásito se desarrolla hasta la forma adulta. Los huevos, libres en el mar, eclosionan dando lugar al segundo estadio larvario que son ingeridos por pequeños crustáceos del plancton, que constituyen el primer huésped intermediario.

Estos crustáceos son ingeridos por peces y cefalópodos, constituyéndose el segundo huésped intermediario, en los cuales se desarrolla el tercer estadio larvario y pueden tener varios pasos de un pez o cefalópodo a otro y al ser ingeridos a su vez por los grandes mamíferos o peces marinos, la larva llega a su estadio adulto, que libera los huevos al exterior a través de las heces del huésped definitivo, cerrándose así el ciclo biológico.

ANISAKIASIS O ANISAKIDOSIS

Se denomina anisakiasis o anisakidosis a la parasitación del hombre por la larva viva, adquirida por la ingesta de pescado o cefalópodos parasitados crudos o semicocinados5, y clínicamente se manifiesta por episodios de dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarreas6-8 y pueden simular cuadros de ulcus gástrico, ileítis, apendicitis, abdomen agudo o incluso tumores abdominales y también se han descrito casos de poliartritis9,10 y algunos casos de invasión de otros órganos como pulmón, hígado, bazo y páncreas.

Alergia a Anisakis

Se observó posteriormente que algunos pacientes sin necesidad expresa de presentar patología digestiva presentaban sintomatología alérgica, desde urticaria o angioedema hasta shock anafiláctico. Se ha podido demostrar que dichas reacciones son mediadas por anticuerpos de clase IgE específica inducidos por determinados antígenos del parásito, tratándose de verdaderas reacciones alérgicas a Anisakis simplex tras consumo de pescado presumiblemente bien cocinado. Según algunos autores la base de dicha alergia está en la termoestabilidad de diversos antígenos del parásito capaces de unirse a la IgE de los pacientes y provocar síntomas de hipersensibilidad con la ingesta de pescado cocinado.

Sin embargo, en otros estudios en los que se han realizado provocaciones orales con larvas liofilizadas en pacientes con una historia sugestiva y sensibilizados a Anisakis simplex, éstas han resultado negativas. Dicho resultados, similares a los obtenidos en otros, sugieren que sólo el parásito vivo parasitando la mucosa gástrica induce síntomas clínicos en pacientes sensibilizados.

Probablemente las larvas de Anisakis simplex muertas por la cocción del pescado, discurren por el tracto intestinal sin producir ni sintomatología digestiva, ni reacción alérgica puesto que por un lado, las larvas no pueden engancharse a la mucosa con la consiguiente reacción inflamatoria y síntomas acompañantes y por otro lado, los antígenos liberados no llegan en cantidades significativas al torrente circulatorio como para provocar una reacción alérgica.

Parece ser entonces que la verdadera alergia a las proteínas termoestables del Anisakis simplex es menos frecuente de lo que se presume, debiéndose valorar en estos casos, posibles alteraciones previas de la mucosa intestinal.

Por tanto, dentro de las reacciones alérgicas IgE mediadas por Anisakis simplex podemos diferenciar dos tipos:

  • Una reacción anafiláctica inducida por antígenos termoestables y que se desarrolla pese a que el pescado se consuma cocinado o congelado ( sin larvas viables en su interior).
  • Una parasitación digestiva aguda acompañada de síntomas alérgicos denominada anisakiasis gastro-alérgica desencadenada por la ingesta de pescado crudo o insuficientemente cocinado.

El diagnóstico de alergia a Anisakis simplex se basa generalmente en la existencia de una historia clínica compatible (urticaria/angioedema o anafilaxia tras ingestión de pescado), detección de IgE específica mediante test “in vivo” (“prick test”) o “in vitro” así como pruebas cutáneas con pescados para descartar la posible existencia de una alergia alimentaria por pescados. También, debería realizarse prueba de provocación oral con larvas muertas del parásito, aunque esto no se realiza en la práctica clínica habitual.

Un importante factor de confusión en el diagnóstico lo constituye la elevada prevalencia de sensibilización a Anisakis simplex, observada en la población general, sin sintomatología acompañante, debido principalmente a que España es uno de los países con más alto consumo de pescado y la alta tasa de infestación por Anisakis simplex en el pescado, encontrándose en el 36’6% del pescado comercializado en Madrid y Sanmartín encontraron parasitadas de las 19 especies analizadas. También esta elevada prevalencia podría ser por la existencia de reacciones cruzadas con otros parásitos como Ascaris lumbricoides, Toxocara canis, etc. 

Consejos y Tratamiento

En el caso de una reacción alérgica, el tratamiento es el mismo que el de cualquier otra reacción, en función de los síntomas, puede tratarse con antihistamínicos y corticoides o ser necesaria la adrenalina.

La mayoría de los alérgicos a anisakis, deben consumir solo pescado marino congelado (durante 1 semana y al menos a -20º), evitando radicalmente la ingesta de pescado crudo o poco cocinado como: boquerones en vinagre, pescado a la plancha, microondas, horneado a menos de 60º, ahumados, salazones y escabeches.

Cuando hablamos de pescado marino nos referimos a todos los animales que pueden alimentarse de plancton (pescado, cefalópodos, mariscos). Es preferible consumir la parte de la cola (las larvas suelen estar en las vísceras) y el pescado ultra congelado en alta mar, ya que se eviscera precozmente.

Es conveniente evitar la ventresca y los pescados pequeños enteros. En el caso de los alérgicos también a las larvas congeladas, deben evitar totalmente el pescado. Estos casos deben ser valorados por el alergólogo y son menos frecuentes.

Puede consumirse el pescado exclusivo de río, como la trucha. Si se consume pescado fuera de casa, debe advertirse que se es alérgico a anisakis.

FUENTES