Amígdalas hipertróficas: Síntomas, Causas y Tratamiento

¿Qué es la hipertrofia amigdalina?

La hipertrofia amigdalar es el término médico para las amígdalas persistentemente agrandadas . Las amígdalas son dos pequeñas glándulas ubicadas a cada lado de la parte posterior de la garganta. Son parte de su sistema inmunológico y ayudan a combatir infecciones que pueden ser causadas por bacterias, virus y otros gérmenes que ingresan a su cuerpo a través de la nariz y la boca.

Las amígdalas agrandadas pueden ser un signo de infección o irritación por cosas como el humo o el aire contaminado. Algunas personas simplemente tienen amígdalas más grandes de forma natural. En otros casos, no hay una causa conocida.

La hipertrofia amigdalar es particularmente común en los niños, aunque también puede afectar a los adultos de forma crónica. Los niños suelen presentar agrandamiento de las amígdalas, pero la afección también puede afectar a los adultos. Las amígdalas de los niños son generalmente más grandes que las de los adultos porque sus cuerpos están ocupados luchando contra los frecuentes resfriados y otros virus de la infancia. Las amígdalas grandes a menudo se vuelven más pequeñas por sí solas a medida que los niños crecen.

¿Cuáles son los síntomas?

Las amígdalas agrandadas no siempre causan síntomas. Sin embargo, si son muy grandes, pueden bloquear parcialmente su garganta y afectar su respiración.

Otros posibles signos y síntomas del agrandamiento de las amígdalas incluyen:

  • dificultad para respirar por la nariz
  • respiración por la boca
  • respiración ruidosa
  • ronquidos fuertes
  • Apnea obstructiva del sueño
  • sueño sin descanso
  • somnolencia diurna
  • secreción nasal constante
  • infecciones repetidas del oído o de los senos nasales
  • problemas para comer en niños pequeños
  • mal aliento

¿Qué causa la hipertrofia amigdalina?

La hipertrofia amigdalar tiende a afectar a los niños, pero los expertos no están seguros de por qué. Algunos niños simplemente nacen con amígdalas más grandes. También puede haber un vínculo genético, ya que la hipertrofia amigdalina a menudo es hereditaria.

Tanto en niños como en adultos, el agrandamiento de las amígdalas también puede ser un signo de una infección bacteriana o viral subyacente, como:

  • faringitis estreptocócica
  • frío
  • mononucleosis
  • gripe

Todas estas infecciones comparten algunos síntomas comunes, que incluyen:

  • dolor de garganta
  • fiebre
  • fatiga
  • glándulas inflamadas en el cuello

Otras cosas que pueden hacer que sus amígdalas se hinchen y se vean más grandes incluyen:

  • alergias
  • Exposición a irritantes como el humo de segunda mano y la contaminación del aire.
  • reflujo gastroesofágico

¿Cómo se diagnostica?

Es mejor que un médico revise las amígdalas agrandadas y dolorosas para descartar una posible infección que necesite tratamiento. Los niños pequeños con amígdalas grandes también deben ser atendidos por su médico si tienen dificultades para dormir o alimentarse, incluso si no parecen tener dolor. Comenzarán por mirar su historial médico y preguntarán sobre cualquier síntoma adicional que tenga. También pueden palpar alrededor de su cuello en busca de signos de hinchazón.

Dependiendo de sus síntomas, también pueden realizar un cultivo de garganta . Esto implica frotar la parte posterior de la garganta y examinar el tejido en busca de signos de una infección bacteriana. Es posible que también necesite una radiografía para darle a su médico una mejor vista de los tejidos blandos de su cuello.

Si ha tenido síntomas como problemas para dormir o ronquidos fuertes, su médico también podría sugerirle que realice un estudio del sueño para detectar la apnea del sueño causada por la hipertrofia amigdalina. Para hacer esto, normalmente necesitará pasar la noche en un laboratorio especialmente diseñado mientras un médico monitorea su respiración y otros signos vitales.

Tratamiento

La hipertrofia amigdalina generalmente solo requiere tratamiento si interfiere con su capacidad para dormir, comer o respirar. Sin embargo, si es causada por una infección subyacente, es posible que necesite antibióticos. Si se debe a alergias, es posible que su médico le recomiende usar un aerosol nasal de corticosteroides o tomar antihistamínicos para aliviar sus síntomas.

Cirugía ¿Cuándo operar?

Si sus amígdalas agrandadas interfieren con su respiración y no se deben a ninguna afección subyacente, es posible que deba extirparlas quirúrgicamente. Esto puede ayudar a mejorar los síntomas de la apnea obstructiva del sueño tanto en adultos como en niños. La cirugía o operación para extirpar las amígdalas se llama amigdalectomía .

Durante una amigdalectomía, su médico también puede extirpar las adenoides , que son dos glándulas ubicadas en la parte posterior de la nariz cerca del paladar.

Una amigdalectomía es un procedimiento sencillo que se realiza bajo anestesia general . La mayoría de las personas se van a casa el mismo día de la cirugía y se recuperan por completo en un plazo de 7 a 10 días.

Posibles complicaciones

Cuando la hipertrofia amigdalina conduce a la apnea del sueño y problemas para dormir, puede causar una variedad de complicaciones si no se trata, especialmente en los niños.

Estos incluyen:

  • afecciones cardíacas y pulmonares, como hipertensión pulmonar o agrandamiento del corazón
  • problemas en la escuela
  • problemas de comportamiento
  • enfermedad frecuente

Que esperar

Si usted o su hijo tienen síntomas de agrandamiento de las amígdalas, consulte a su médico de atención primaria oa un médico de oído, nariz y garganta. Según la causa subyacente y si la hipertrofia amigdalina interfiere con su respiración, es posible que necesite antibióticos o cirugía para extirpar las amígdalas.

FUENTES