Bloquear la ‘hormona del amor’ puede reducir la ansiedad social

Un nuevo estudio en la revista Biological Psychiatry sugiere que inhibir la hormona oxitocina puede ayudar a las personas a recuperarse de situaciones sociales desagradables, estresantes o traumáticas.

La inhibición de la oxitocina a veces puede ayudarnos a hacer nuevos amigos, sugiere una nueva investigación, especialmente si somos mujeres.

La oxitocina se conoce como la “hormona del amor”. El químico, que también actúa como neurotransmisor, recibió su nombre popular porque lo secretamos cuando nos acurrucamos con nuestros seres queridos o los miramos a los ojos.

Pero la oxitocina no siempre fomenta el vínculo social. Los estudios han demostrado que, cuando se exponen a situaciones sociales estresantes, los ratones hembra exhiben una mayor actividad en las neuronas productoras de oxitocina y tienden a evitar situaciones sociales posteriores no familiares.

Estos hallazgos correspondieron con lo que sucedió cuando las ratones hembra recibieron oxitocina por vía intranasal: mostraron una interacción social reducida después de un evento social estresante.

Una nueva investigación , dirigida conjuntamente por Natalia Duque-Wilckens y Brian Trainor, ambos neurocientíficos del comportamiento en la Universidad de California, Davis, va más allá y sugiere que bloquear el neurotransmisor puede, de hecho, ayudar a las personas a recuperarse de la ansiedad social .

La hipótesis de los investigadores es que la oxitocina, en lugar de simplemente promover los lazos sociales, amplifica los efectos de las interacciones sociales positivas y negativas.

Esto, según el equipo, explica por qué el neurotransmisor se conoce como la hormona del amor, pero también puede promover la distancia social después de una experiencia social negativa y estresante.

El nuevo estudio también tuvo como objetivo descubrir la base neurobiológica de tal teoría. Como se esperaba, los investigadores encontraron que dos áreas cerebrales diferentes se ven afectadas de manera diferente por la oxitocina.

El bloqueo de la oxitocina ayuda a los ratones a hacer amigos

Estudios previos, según lo mencionado por los autores, han demostrado que la mayor actividad de oxitocina en un área del cerebro llamada núcleo accumbens promueve los aspectos gratificantes de las interacciones sociales positivas.

La nueva investigación confirmó aún más estos estudios. Duque-Wilckens y sus colegas inhibieron la oxitocina administrando un antagonista del receptor de oxitocina a ratones machos y hembras de California.

Estos ratones habían estado expuestos a la llamada derrota social, que es un procedimiento en el que un roedor más pequeño se coloca en la jaula de un roedor más grande, más agresivo y territorial.

El equipo utilizó inmunohistoquímica para examinar cuándo y dónde se activó la oxitocina. En las mujeres, los investigadores encontraron dos regiones del cerebro en las que la oxitocina era más activa: el núcleo accumbens y el núcleo de la cama de la estría terminal (BNST).

Se sabe que el primero desempeña un papel crucial en el comportamiento de recompensa y el abuso de sustancias, mientras que el segundo ha demostrado ser clave en la ansiedad y las respuestas emocionales a situaciones estresantes.

Curiosamente, cuando los investigadores inyectaron el inhibidor de oxitocina en el BNST pero no en el núcleo accumbens, los ratones hembra tenían más probabilidades de interactuar con los nuevos ratones después del evento estresante.

El bloqueo de la oxitocina, por lo tanto, “aumentó el enfoque social y disminuyó las respuestas de vigilancia social”, escriben los autores.

Trainor dice que estos resultados son muy alentadores, porque “para que los antidepresivos como Prozac tengan este mismo efecto, se necesita un mes de tratamiento diario”.

Como concluyen los autores, “Nuestros resultados sugieren que la activación [del receptor de oxitocina] en BNST anteromedial induce una respuesta de vigilancia en la que los individuos evitan, pero atienden a contextos sociales desconocidos”.

“Nuestros resultados sugieren que los antagonistas [del receptor de oxitocina] pueden tener un potencial terapéutico poco apreciado para los trastornos psiquiátricos inducidos por el estrés”, añaden.

” Las experiencias sociales estresantes parecen cambiar qué partes del cerebro usan oxitocina […] Comprender cómo funciona esto en un ratón nos da nuevas ideas sobre cómo podríamos usar medicamentos dirigidos a la oxitocina para reducir la ansiedad social”. Brian Trainor