Dieta baja en histamina: ¿Qué alimentos debo evitar?

gambas

La histamina es una sustancia química conocida como amina biogénica. Desempeña un papel en varios de los sistemas principales del cuerpo, incluidos los sistemas inmunológico, digestivo y neurológico.

El cuerpo obtiene toda la histamina que necesita de sus propias células, pero la histamina también se encuentra en ciertos alimentos.

Las personas que experimentan una respuesta similar a una alergia a los alimentos ricos en histamina pueden tener una afección conocida como intolerancia a la histamina . Esta condición afecta aproximadamente 1 por ciento de la población. Puede haber individuos con rasgos genéticos que aumenten su sensibilidad a la histamina.

Ciertas condiciones médicas pueden aumentar el riesgo de intolerancia a la histamina. Éstas incluyen:

  • trastornos o lesiones gastrointestinales
  • enfermedad de Crohn
  • enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)
  • condiciones del higado
  • estrés crónico o extremo
  • lesión
  • trauma
  • un desequilibrio en el microbioma intestinal

Algunos medicamentos recetados o de venta libre pueden interferir con la enzima que descompone la histamina, como:

  • teofilina
  • medicamentos para el corazón
  • antibioticos
  • antidepresivos
  • antipsicóticos
  • diuréticos
  • relajantes musculares
  • analgésicos (aspirina, naproxeno, indometacina, diclofenaco)
  • medicamentos gastrointestinales
  • alcohol
  • medicamentos para la malaria y la tuberculosis

Las personas con intolerancia a la histamina pueden experimentar una amplia variedad de síntomas que involucran diferentes sistemas y órganos.

Para algunas personas, los alimentos ricos en histamina pueden provocar dolores de cabeza, irritación de la piel o diarrea. Ciertos medicamentos o afecciones pueden aumentar la posibilidad de sensibilidad a la histamina.

No existen pruebas o procedimientos confiables que los médicos puedan usar para diagnosticar la intolerancia a la histamina. Sin embargo, algunos profesionales médicos recomendarán una dieta de eliminación .

Esto implica eliminar ciertos alimentos de su dieta durante al menos 4 semanas y volver a agregarlos lentamente, uno a la vez. Una dieta de eliminación puede ayudarlo a determinar si la histamina es el problema.

Alimentos que se deben evitar con una dieta baja en histamina

Los niveles de histamina en los alimentos son difíciles de cuantificar.

Incluso en el mismo producto alimenticio, como un trozo de queso cheddar, el nivel de histamina puede variar significativamente según el tiempo de envejecimiento, el tiempo de almacenamiento y si tiene aditivos.

Generalmente, los alimentos que han sido fermentados tienen el nivel más alto de histamina. Los alimentos frescos sin procesar tienen los niveles más bajos.

También existe la teoría de que algunos alimentos, aunque no son ricos en histamina, pueden hacer que las células liberen histamina. Estos se conocen como liberadores de histamina. Esta teoría, sin embargo, no ha sido probada científicamente.

Los siguientes alimentos contienen niveles más altos de histamina:

  • productos lácteos fermentados , como queso (especialmente añejado), yogur, crema agria, suero de leche y kéfir
  • verduras fermentadas, como chucrut y kimchi
  • encurtidos o verduras en escabeche
  • kombucha
  • carnes curadas o fermentadas, como salchichas, salami y jamón fermentado
  • vino, cerveza, alcohol y champán
  • productos de soya fermentados como tempeh, miso, salsa de soja y natto
  • granos fermentados, como pan de masa madre
  • Tomates
  • berenjena
  • Espinacas
  • pescado congelado, salado o enlatado, como sardinas y atún
  • vinagre
  • salsa de tomate

Pros y contras de una dieta baja en histamina

Las dietas bajas en histamina pueden ser extremadamente restrictivas y provocar desnutrición .

La intolerancia a la histamina es poco conocida y difícil de diagnosticar. No hay evidencia de que una dieta baja en histamina mejore la calidad de vida a largo plazo si no tiene un diagnóstico verdadero.

El principal beneficio de una dieta baja en histamina es que puede servir como herramienta de diagnóstico.

Al eliminar los alimentos ricos en histamina de su dieta durante varias semanas (bajo la supervisión de un médico) y luego volver a agregarlos lentamente, puede aprender más sobre su tolerancia individual a los alimentos que contienen histamina.

La tolerancia a la histamina varía significativamente de una persona a otra. Cuando vuelve a agregar histamina a su dieta, puede evaluar cuidadosamente qué alimentos desencadenan síntomas incómodos, si los hay.

Consejos para una dieta baja en histamina

Para eliminar los alimentos ricos en histamina y practicar una dieta baja en histamina:

  • cocina todas tus propias comidas
  • comer alimentos que estén lo más cerca posible de su forma original
  • Registre todo lo que come en un diario detallado de alimentos (asegúrese de incluir la hora del día en que comió cada alimento)
  • Registre las horas y fechas de cualquier síntoma incómodo para comparar
  • evite la comida chatarra o cualquier cosa altamente procesada (si hay numerosos ingredientes y el alimento está listo para comer)
  • no seas demasiado duro contigo mismo, ya que esta dieta es muy restrictiva
  • no planeas comer esta dieta por más de 4 semanas
  • comer solo alimentos frescos que se hayan guardado en un refrigerador
  • hable con un dietista o nutricionista sobre cómo obtener todos los nutrientes que necesita mientras sigue esta dieta
  • hable con su médico sobre los suplementos de vitaminas y minerales (considere los suplementos de enzimas DAO, así como la vitamina B-6, la vitamina C, el cobre y el zinc)

Perspectivas

Consulte con un médico antes de comenzar una dieta baja en histamina.

Las deficiencias de nutrientes pueden ser perjudiciales a cualquier edad, pero esta dieta es especialmente peligrosa para los niños. Si sospecha que su hijo tiene alergias o sensibilidades a los alimentos, hable con su pediatra sobre un tratamiento alternativo.

Si experimenta mareos, dolores de cabeza o cualquier otra complicación, debe suspender esta dieta de inmediato y consultar a un médico.

Después de eliminar o reducir la histamina en su dieta durante 2 a 4 semanas, puede comenzar a introducir lentamente alimentos ricos en histamina en su plan de alimentación, uno a la vez. Hable con su médico o nutricionista sobre la mejor manera de reintroducir estos alimentos.

Hay muy poca evidencia científica que respalde la efectividad de una dieta baja en histamina y puede provocar desnutrición. Generalmente, una dieta baja en histamina no es un plan de tratamiento a largo plazo para la población general. Es útil en el proceso de diagnóstico y puede ayudarlo a descartar otras intolerancias alimentarias.

En última instancia, deberá determinar su tolerancia individual a diferentes alimentos que contienen histamina. Algunos medicamentos pueden aumentar las posibilidades de reaccionar a estos alimentos.