Enzimas hepáticas elevadas: Síntomas, Causas y Tratamiento

Las enzimas hepáticas elevadas pueden ser una señal de que el hígado de una persona no está funcionando correctamente. Las células hepáticas dañadas o inflamadas liberan enzimas en el torrente sanguíneo, que un análisis de sangre detectará.

Los médicos examinan a las personas para detectar niveles elevados de enzimas hepáticas si presentan síntomas de afecciones que generalmente causan daño hepático.

En este artículo, conozca las causas de las enzimas hepáticas elevadas, así como los síntomas y el tratamiento de cada una de estas afecciones.

Causas

Si los resultados de los análisis de sangre de una persona muestran enzimas hepáticas elevadas, un médico investigará las posibles causas subyacentes. Pueden hacer más pruebas además de preguntar sobre el estilo de vida y los hábitos dietéticos de una persona.

La causa más común de enzimas hepáticas elevadas es la enfermedad del hígado graso. Las investigaciones sugieren que entre el 25 y el 51% de las personas con enzimas hepáticas elevadas padecen esta afección.

Otras afecciones de salud que generalmente causan un aumento de las enzimas hepáticas incluyen:

  • síndrome metabólico
  • hepatitis
  • trastorno por consumo de alcohol o drogas
  • cirrosis , que es cicatrización del tejido hepático

Otras afecciones que con menos frecuencia causan un aumento de las enzimas hepáticas incluyen:

  • hepatitis autoinmune
  • enfermedad celíaca
  • infección por el virus de Epstein-Barr, un tipo de herpes
  • cáncer de hígado
  • hemocromatosis , cuando el cuerpo absorbe demasiado hierro
  • mononucleosis
  • sepsis o envenenamiento de la sangre
  • Enfermedad de Wilson
  • polimiositis, que implica inflamación de los músculos

Ciertos medicamentos, incluidos algunos analgésicos y estatinas, también pueden causar un aumento de las enzimas hepáticas.

Las enzimas hepáticas elevadas son asintomáticas en sí mismas, pero las condiciones subyacentes responsables de ellas pueden causar síntomas.

A continuación se muestran las causas comunes de las enzimas hepáticas elevadas, así como sus síntomas:

Enfermedad del hígado graso

La enfermedad del hígado graso ocurre cuando las grasas se acumulan en el hígado. Si esta acumulación se debe al consumo de alcohol, se denomina enfermedad del hígado graso alcohólico.

Cuando el alcohol no es un factor causal, la acumulación de grasa en el hígado se denomina enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD). Las personas con síndrome metabólico tienen un mayor riesgo de padecer NAFLD.

La enfermedad del hígado graso a veces puede causar cansancio y dolor en el lado derecho del abdomen, pero a menudo no causa síntomas.

Un médico puede examinar a alguien con trastorno por consumo de alcohol o síndrome metabólico para detectar niveles elevados de enzimas hepáticas para detectar la enfermedad del hígado graso.

Síndrome metabólico

El síndrome metabólico es un grupo de síntomas que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca . Estos síntomas incluyen:

  • nivel alto de azúcar en sangre
  • hipertensión
  • tener sobrepeso
  • colesterol alto

El médico puede evaluar a las personas con uno o más de estos síntomas para detectar niveles elevados de enzimas hepáticas.

Hepatitis

La hepatitis es un virus que provoca inflamación del hígado. Hay varias cepas diferentes de hepatitis, que se denominan A, B, C, D y E. Los síntomas de todas las cepas son similares.

Los síntomas comunes de la hepatitis incluyen:

  • fatiga
  • dolor muscular
  • dolor en las articulaciones
  • náusea
  • pérdida de apetito
  • dolor de estómago
  • fiebre
  • orina oscura
  • picazón en la piel
  • coloración amarillenta de los ojos y la piel ( ictericia )

El médico puede examinar a una persona con síntomas de hepatitis para detectar niveles elevados de enzimas hepáticas.

Trastorno por consumo de alcohol o drogas

Beber demasiado alcohol o usar drogas ilícitas puede provocar inflamación o daño hepático.

La inflamación del hígado debida al consumo de alcohol se llama hepatitis alcohólica. Cuando las drogas son la causa subyacente, los médicos lo llaman hepatitis tóxica.

Los síntomas de la hepatitis alcohólica y tóxica son similares a los de otras cepas de hepatitis.

Si una persona experimenta síntomas de trastorno por consumo de alcohol o drogas, el médico puede controlar sus niveles de enzimas hepáticas y ofrecer varias formas de tratamiento y apoyo.

Cirrosis

La cirrosis es un tipo de daño hepático. Una persona con cirrosis tiene cicatrices permanentes en el hígado, lo que puede impedir que funcione correctamente. La cirrosis puede eventualmente conducir a insuficiencia hepática.

Los síntomas de la cirrosis incluyen fatiga y picazón en la piel. Las personas corren el riesgo de padecer cirrosis si no reciben tratamiento para la hepatitis o la enfermedad del hígado graso.

Si una persona tiene síntomas de cirrosis, el médico puede controlar sus niveles de enzimas hepáticas.

Prueba de enzimas hepáticas elevadas

Un análisis de sangre puede mostrar enzimas hepáticas elevadas. El análisis de sangre busca niveles elevados de AST y ALT, que son enzimas que el hígado libera cuando se inflama o se daña.

Si un médico descubre que una persona ha elevado los niveles de AST o ALT, es probable que realice más pruebas para determinar la causa subyacente.

Diferentes proporciones de AST a ALT pueden indicar varias causas subyacentes.

Tratamiento

El tratamiento para las enzimas hepáticas elevadas se centrará en controlar la afección subyacente que causa el aumento de los niveles.

Los tratamientos para algunas causas comunes de niveles elevados de AST o ALT incluyen:

Enfermedad del hígado graso

Las personas pueden trabajar con su médico para tratar la NAFLD con pérdida de peso. El médico puede recomendarle a una persona que realice cambios en el estilo de vida para perder peso, como:

  • hacer más ejercicio
  • comer una dieta sana y equilibrada
  • tratando de quemar más calorías de las que consumen

Hablar con un nutricionista o incluso con un entrenador personal puede ayudar a alguien a mantenerse al día con su plan de pérdida de peso.

Si una persona tiene la enfermedad del hígado graso debido al consumo de alcohol, el médico la ayudará a reducir su consumo de alcohol.

Síndrome metabólico

Los tratamientos para el síndrome metabólico incluyen:

  • Perder peso
  • hacer más ejercicio
  • comer una dieta sana y equilibrada
  • controlar los niveles de azúcar en sangre
  • reducir los niveles de estrés

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a una persona a controlar el estrés incluyen:

  • ejercicio
  • meditación
  • atención plena
  • yoga
  • diario
  • reduciendo compromisos

Hepatitis

Los tratamientos para la hepatitis dependen de si es aguda o de larga duración. Un médico puede recomendar los siguientes tratamientos para la hepatitis aguda:

  • reposo en cama
  • muchos líquidos
  • evitando el alcohol

El tratamiento para la hepatitis a largo plazo generalmente incluye medicamentos antivirales.

Trastorno por abuso de alcohol o drogas

Los tratamientos para el trastorno por consumo de alcohol o drogas incluyen:

  • terapias conductuales
  • medicamentos
  • grupos de apoyo

Cualquiera que sienta que su consumo de alcohol o drogas está causando problemas de salud o interfiriendo con su vida diaria debe hablar con su médico.

Cirrosis

La cirrosis es un daño hepático permanente, por lo que no siempre es tratable. Sin embargo, la causa subyacente del daño hepático suele responder al tratamiento. Las condiciones que discutimos anteriormente pueden conducir a la cirrosis.

Los tratamientos como una dieta modificada, la pérdida de peso y la reducción del consumo de alcohol pueden reducir el riesgo de un mayor daño hepático. El diagnóstico y tratamiento oportunos de las afecciones que afectan al hígado pueden ayudar a prevenir la cirrosis.

Resumen

Las enzimas hepáticas elevadas son una señal de que una persona tiene el hígado inflamado o dañado. Muchas afecciones pueden causar inflamación o daño hepático.

Los médicos usan un análisis de sangre para verificar si hay niveles elevados de enzimas hepáticas. Pueden realizar pruebas a cualquier persona con síntomas de una de las afecciones que saben que aumentan los niveles de enzimas hepáticas.

Si los resultados del análisis de sangre de una persona revelan que tiene enzimas hepáticas elevadas, el médico investigará la causa subyacente. Una vez realizado el diagnóstico, el médico recomendará los tratamientos adecuados.

La enfermedad del hígado graso es la causa más común de daño hepático elevado. Las personas con enfermedad del hígado graso pueden controlar su afección perdiendo peso, si es necesario, o reduciendo su consumo de alcohol. También se pueden tratar otras causas de inflamación del hígado.

Las enzimas hepáticas elevadas suelen ser un signo temporal. Los niveles de enzimas hepáticas pueden volver a la normalidad rápidamente si una persona sigue el plan de tratamiento recomendado por el médico para la afección subyacente.

FUENTES